Visión, ese es el nombre de un programa de radio que narraba la afamada locutora Gladis Gouzueta. Entonces no me imaginaba cuán importante llegaría a ser esa palabra para mi hoy en día. ¿Por qué?

La respuesta es fácil:  mi visión ha cambiado, ha dejado de estar centrada en un mundo en el que cada día abundan más las personas centradas en sí mismas, en obtener ganancias a cualquier precio, un mundo en el que lo más importante es uno mismo para estar enfocada en un mundo que pertenece a otro reino en el cual todos somos importantes, iguales, amados redimidos. Un asunto en cuestión para cada creyente es:

¿Cómo debo vivir de este lado del mundo? ¿Cuál es mi papel aquí? ¿Debo esperar llegar al mundo que pertenece a otro reino para vivir de otra manera?

Joven, hemos creído en un mismo Rey. Él nos hace cambiar nuestra visión de este mundo para enfocarla en el que Él nos ha prometido, por tanto, te animo a enfocarnos, comprometernos, a luchar por ser íntegros en medio de una sociedad que desesperadamente necesita de nosotros. El mundo necesita que vivamos centrados en el reino de Dios y en el propósito para el cual nos ha creado; por tanto, nuestras vidas deben estar condicionadas por esto.

En lo personal es una gran lucha. A veces me veo tan metido dentro de este mundo, dentro de este momento de vida, que no disfruto a plenitud la continuidad del reino de Dios aquí. Tiendo a enfocarme tanto en el aquí y el ahora, que no cumplo el propósito para el cual fui creado y que ahora mismo estoy fallando en eso. Por eso pido perdón a Dios y ruego que me guíe al camino que Él me ha preparado.

Nosotros somos hechura suya, creados en Cristo para buenas obras. Una de ellas es ejercer el liderazgo dentro y fuera de la iglesia. Hagámoslo con humildad, obediencia, dependencia del Dios, en integridad, aplicando nuestros dones, campeonando a nuestros seguidores y considerándolos superiores a nosotros mismos, eso nos ayudará a liderar con humildad.

Los tiempos que vivimos requieren de que seamos valientes y que tengamos una visión de reino, de ese que es especial y que una de las mayores virtudes está en servirle a los demás. Vivamos de tal manera que al reposar nuestra cabeza en la almohada podamos decirle: “Gracias Señor por traerme hasta aquí, por darme fuerzas. Quiero más, quiero seguir adelante, quiero dar lo mejor, quiero caminar hacia la excelencia tomado de tu mano y guiando a mis seguidores por el camino correcto.”

Ten presente que

Debemos vivir siendo la sal y la luz que el Señor nos ha llamado a ser. Es menester que empecemos hoy por nuestra propia casa, por nuestro propio grupo que lideramos, por nuestro propio barrio, por nuestra propia iglesia, ¡pero comencemos ya! No lo dejemos para mañana. 

t

Piensa...

  • ¿Crees que has estado viviendo con una visión de reino hasta hoy?
  • ¿Cuáles cambios necesitarías tomar para centrarte más en aquellas cosas que tienen un valor en la eternidad?
Orelvis Aróstica
Escrito por Orelvis Aróstica

Facilitador de Dinamo

¡No te lo pierdas!

Nuestro equipo desea animarte y compartir contigo principios bíblicos que te ayuden a crecer en tu relación con Dios y en tu vida personal.

¡Gracias por suscribirte!