Un año termina y comienza uno nuevo, y como es de esperar cada nueva etapa tiene retos, desafíos y metas a alcanzar. Al terminar el 2023 como familia recibimos la noticia de que tendríamos nuestro tercer hijo o hija, como matrimonio no lo teníamos planificado y esto de cierta manera fue una sorpresa para nosotros y preocupación debido a la situación un poco complicada y las problemáticas que se vive para la crianza y sustento de los hijos, además en los planes ministeriales y familia hemos tenido que realizar ajustes para este nuevo desafío. Sin embargo, esto no ha sido una limitante para continuar creciendo como hijos de Dios y saber que nuestros hijos son una bendición de Dios y una oportunidad que Él nos da para glorificar y honrar su nombre.

Como líderes muchas veces vamos a tener sorpresas o situaciones las cuales no teníamos previstas en nuestro plan, pero es parte del proceso de continuar el camino hacia la meta y llevar a cabo la misión. Es como cuando intentas tomar una fotografía, verás muchos elementos en la pantalla y alrededor del objeto que pueden distraerte, pero debes enfocarte en el objetivo si no quieres que la imagen salga distorsionada, o recortada.

No sé cuáles serán las situaciones a las que tendrás enfrentarte en este nuevo año, pero quiero animarte a que, independientemente de ellas, puedas recordar cuál es tu misión y cuál es tu compromiso a seguir y no detenerte. No dejes que las cosas que quizás no tenías previstas te hagan perder de vista tu misión. ¡Sigue avanzando hacia la meta!

Pablo en la carta a los filipenses animaba a los creyentes que el mismo no había logrado todo en la vida de manera que no tuviera alguna meta más que alcanzar o desafíos que afrontar. Sin embargo, para Pablo era importante olvidar lo que se quedaba (metas logradas, situaciones difíciles) y mantenía su enfoque en la misión que Dios le había puesto en sus manos hacer.

» Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. «

Filipenses 3:13-14

Preguntas para reflexionar:

¿Qué expectativas tienes para este nuevo año?

¿Qué puedes hacer para mantenerte enfocado en tu misión?

Idalberto Carlos Alonso
Escrito por Idalberto Carlos Alonso

Casado con Roxana, padre de dos niñas. Potenciar, ayudar, colaborar a que otros y jóvenes puedan conocer a Jesús y crecer en su servicio. Facilitador de Dinamo y Curso para matrimonios. Maestro y consejero de jóvenes.

¡No te lo pierdas!

Nuestro equipo desea animarte y compartir contigo principios bíblicos que te ayuden a crecer en tu relación con Dios y en tu vida personal.

¡Gracias por suscribirte!