Mis necesidades – mis responsabilidades

Mis necesidades – mis responsabilidades

Acabamos de tener un tiempo con 50 pastores y pastoras en la reunión anual de su denominación. La presidente nos pidió un mensaje con elementos interactivos, tipo DINAMO, una solicitud que aceptamos con gusto. Luego de romper el hielo, la mayoría se lanzó a la aventura. Durante el tiempo de la reflexión me quedé una vez más sorprendida sobre la manera abierta y transparente de las personas y como compartieron de sus vidas

Problema creciente: La pornografía

Problema creciente: La pornografía

Nunca pensé que llegaría el día en que estuviera enseñando sobre la sexualidad. Yo no soy psicóloga ni sexóloga, aun así, me han pedido en varios espacios compartir sobre el tema debido a los tabúes y creencias limitantes que existen en nuestra sociedad y, más aún, en nuestras iglesias. Como educadora y siendo mamá de dos chicos en el inicio de la pubertad llevaba ya años estudiando sobre la educación sexual y al final terminé en diseñar una sesión completa para adultos con el fin de educar y promover la competencia. Como cualquier don que nuestro creador nos ha dado, somos llamados a usar la sexualidad de manera auténtica y responsable.

A descubrir y reclamar la pasión

A descubrir y reclamar la pasión

Luego de la pandemia y trabajando con los diferentes grupos de estudiantes de DINAMO me llama la atención de que cada vez lo encuentro más difícil elaborar con ellos el tema de la pasión. Cuando enseñamos sobre el descubrimiento de la misión la pasión es un elemento fundamental. ¿Qué es lo que te apasiona?, preguntamos y explicamos que la pasión es lo que te gusta hacer, lo que te encanta y lo que generalmente te sale bien cuando lo hagas. Lo que mayormente vemos son caras abiertas e interesadas pero las cejas un poco fruncidos y poca retroalimentación de parte de los estudiantes. ¿Acaso hemos perdido el disfrute o la posibilidad o capacidad de descubrir y hacer lo que nos gusta?

Compromiso con el siglo 21

Compromiso con el siglo 21

En los últimos 200 años la humanidad ha experimentado un desarrollo tecnológico y científico nunca jamás visto. Antes sólo existía la Biblia para hacer ciencia, de hecho, muchos científicos fueron creyentes. Hoy en día tenemos múltiples de disciplinas académicas que nos revelan las realidades. Y la pregunta es cómo nosotros los cristianos reaccionamos ante esto.

Un desafío al compromiso con la misión

Un desafío al compromiso con la misión

¿Quién no conoce la tentación: Hay otro pedazo de cake y una parte de la mente dice: “¡Cómeme, que es tan rico!” y la otra “¡No lo hagas, piensa en el azúcar, el peso…!”? La decisión depende del compromiso que uno tenga. Sea con el simple placer o para querer satisfacer esta área del cerebro que se activa cuando recibimos halagos y recompensas (“¡Yo me lo merezco!”), sea con mi salud, el bienestar físico general o el ejemplo que quiero dar ante los niños. Es muy bueno conocer estos tipos de mecanismos psicológicos, pues así mismo funciona todo lo que tiene que ver con la manera sobre cómo hacemos las decisiones.

¡No te lo pierdas!

Nuestro equipo desea animarte y compartir contigo principios bíblicos que te ayuden a crecer en tu relación con Dios y en tu vida personal.

¡Gracias por suscribirte!